• InstitutoDemocracia

El Ni Una Menos realmente popular

Actualizado: jun 19

Por Marina Mariasch

Publicado originalmente en LatFem: https://latfem.org/el-ni-una-menos-realmente-popular/


Este 3J, el pliego de demandas se leyó en un vivo por Instagram, se convocó un ruidazo que no se hizo escuchar, hubo un proyectorazo por Ramona y muchas fotos y videos en las redes. Un 3J atípico que nos hizo pensar dónde están las feministas ahora. Están en sus casas, sí, pero no solamente. Para el feminismo popular real este #NiUnaMenos fue un día más.

Este año la organización del movimiento feminista de cara al 3J, una fecha ya instalada en el calendario, fue distinta. No pudimos juntarnos, debatir demandas y consignas, salir a la calle. Hubo un par de asambleas por pantalla, que pierden aura y sentimiento, sesgadas, por sectores, y para la fecha no pudimos coordinar más que acciones en las redes. La organización, igual, viene de antes, y en las redes no sociales ni virtuales, nos sostenemos. En medio de una crisis económica y sanitaria mundial por la emergencia del Covid-19, mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binaries trabajan codo a codo -más que nunca- incluso desde antes del ASPO para mantenerse vivas.


La violencia machista sigue pegando fuerte y la pandemia recrudece las desigualdades preexistentes. Para las que están en la economía popular, alimentando chiquitxs en comedores, merenderos, luchando contra el hambre de cada día, en el monte, juntando la moneda, en el campo, en la cosecha, ¿qué significa esta fecha y los miles de videos y vivos de instagram que brotaron durante la jornada?


Mariela y Cintia: Todo el año es Ni Una Menos

“La realidad es que nosotras el Ni Una Menos lo trabajamos durante todo el año. El trabajo lo llevamos a cabo en el territorio 80 por ciento las mujeres. Nosotras, como todo en la vida. Tenemos ocho comedores y 12 merenderos. Acá en el barrio estamos dando casi 600 viandas y eso multiplicado, se le está dando de comer a más de 3000 personas. Somos quienes por ahí hacemos una vaquita y decimos bueno, compramos carne para hacer esto y lo otro. Porque la realidad es que al ser del territorio sabemos bien lo que es pasar hambre, lo que es pasar frío”.  Mariela Salinas es trabajadora de la economía popular, referente de Nueva Mayoría y Mala Junta Poder Feminista de Mar del Plata y me dice que no es fotogénica, encuentra al menos la foto del whatsapp, pocos recursos dice.


Cintia Merelas forma parte del MTE también de Mar del Plata: “Nosotras somos trabajadoras de la economía popular y con la pandemia no podemos salir, no podemos salir a cuidar coches, no podemos salir a mangar porque salimos con nuestros hijos y no podemos salir a trabajar tanto en la construcción como en casa de familia. Y hoy 3 de junio estamos viviendo Ni Una Menos de nuestras casas. La verdad que triste, intentando salir adelante día a día ahora que se recibe cada vez más casos en esta pandemia.”


Cuando la preocupación pasa por las necesidades básicas, la problemática de género no deja de ser prioridad. Al contrario, se agrava. Poner esas agendas a competir es una falacia. “El femicidio acá es moneda corriente y vemos que por ahí las política no llegan a los barrios, cuando llegan ya es tarde. Ya hay una vida menos. Ya hay una menos de nosotras”, dice Mariela. Reconoce los avances del movimiento pero cree que “en el  Ministerio de Mujeres y Géneros es importante que haya una mesa donde haya mujeres territoriales. Porque vi compañeras hablar del territorio y la realidad es que no veo compañeras del territorio ahí. Nosotras sabemos qué nos hace falta”, dice Mariela.

Moni: Sin tierra, techo y trabajo no hay Ni una menos

Moni pertenece a la rama textil, coordina el área como trabajadora de la economía popular dentro del MTE de Santiago del Estero. Pero ahora viene de un merendero. Es 3 de junio y Moni es un pulpo, baja mercadería de la chata, la lleva a la cocina precaria, vuelve a su casa para hacer la comida. Antes de la siesta sagrada de la provincia se hace un rato para que charlemos.


“Es un día especial, prácticamente todos los días se está viendo un femicidio aquí en Santiago. Bueno, nosotros más que celebrar es hacer una campaña con consignas, hacer lazo. Las consignas para nosotros principalmente sin tierra, techo y trabajo, no hay ni una menos porque es la realidad. Hay muchas mujeres que no tienen un lugar donde vivir, sin trabajo, y si sufren violencia es más difícil todavía.

No es un tema de prioridades. Es algo paralelo, está la pandemia, no tener que pasar necesidad de hambre y estar enchufados. Y estar en cuarentena con una persona violenta es terrible. Acá en Santiago del Estero en el juzgado te tratan como que no entiendes nada, como que sos ignorante, siempre somos las más perjudicadas, nosotras las de los barrios”.

Vivi: No es un día especial

Vivi me pide que la banque un rato, acaba de llegar de trabajar, le va a dar de comer a los nenes y hablamos. Está en la provincia de Corrientes, en el polo textil, pero trabaja en integración urbana y da una mano en los comedores. “Es difícil explicarte mi tarea”, me dice. Son mil cosas. “Tengo a Nicole, de 14, mi Brandon, que tiene 8 y mi Regina, que tiene 3 años y son mi pilar y no tengo un compañero al lado mío, pero mis hijos son míos, mi casa es mía. En algún momento me han dicho okupa. Pero en esta pelea fue mucho más intenso el derecho que se tiene de las tierras”.

Viviana Piasterlini milita desde los 13 años con toda su familia. Tiene dos perritas y una cotorra. Es referente de Patria Grande. “No te puedo decir que nosotros llevamos el 3J de una forma especial porque te estaría mintiendo y no quiero mentir. Es una realidad que pasa como un día más. Si no fuera por nosotras, hoy las redes sociales y nosotras hablamos con otras compañeras merendero, los comedores, hablamos con algunos padres que tenemos contacto, pero son muy poco. Usamos mucho los grupos de WhatsApp en este momento como para tener un poco de conocimiento de que el 3 de junio se está festejando el día de Ni Una Menos y todo lo que reclamamos.

“A veces solamente los comedores hoy en día te hace estar en conjunto, que estemos todas unidas y que nos pueda mover y podamos charlar y comentar las cosas que pasan en cada uno de los barrios populares. Esta semana tuvimos una situación con una nena que fue violada, de 12 años, que se encontró con un tiro en la cabeza. Todavía se está investigando, pero creemos que se suicidó por las situaciones de violación que venían pasando hace tiempo. Acá en Corrientes pasa mucho”.

“Somos las mujeres las que estamos dentro de nuestros hogares dando la pelea diaria”. Nicole interviene: “No sólo militan las madres”. Nicole milita en la secundaria Apipé y colabora en el merendero Hectorcito de Punta Molina. “Recaudan elementos de limpieza, alimento, barbijo”, dice Vivi orgullosa. “Si no fueran por nosotras, las mujeres ya organizadas desde hace más tiempo, estarían solas. Esa es la realidad. La provincia larga un spot publicitario, pero casi inexistente. Te dice tener un Ministerio, pero nuestro trabajo en las organizaciones sociales es mucho más fuerte”.


Naty: Estamos organizadas

“Este 3 de junio nos encuentra en una situación muy difícil. La pobreza aumenta todos los días y nos afecta a nosotras de muchas maneras. La independencia económica nos queda cada día más lejos y el sueño de la casa propia también. Ayer hicimos reunión con las compañeras del barrio para charlar de cómo estamos por el 3 de junio. La mayoría están preocupadas pero también sabemos que estamos juntas, que estamos organizadas y que nos tenemos”, cuenta Natalia Zaracho desde Villa Fiorito. Es trabajadora de la economía popular y fue candidata a diputada Nacional del Frente de Todos por el FPG. En un acto se acercaron le dijeron que saliera de la butaca en la que estaba sentada, que era para las candidatas. Natalia estaba ahí con su ropa de trabajo.


“Hablamos de la agenda de la Utep, que se aumenten los salarios, que es una miseria que ganemos 8500 pesos siendo que trabajamos todos los días bancando la silla en los barrios y necesitamos además que se amplíen los cupos para sumar más compañeras.También que se trate la ley de emergencia en violencia de la Utep”.


Un deseo


Natalia, como en un cumpleaños, el 5to de Ni una menos, pide un deseo: “Espero que el 3 de junio del año que viene nos encuentre en una situación mejor, con más garantías y con más compañeras de los barrios en lugares de poder. Necesitamos representación feminista y popular en los distintos lugares del Estado. Eso es importantísimo. Llegar y hacer que la agenda de tierra techo y trabajo sea realidad. Porque sin justicia social nunca va a haber Ni Una Menos”.



7 vistas

©2020 por Instituto Democracia. Creada con Wix.com